sofia_cordova

Gestión de la comunicación = gestión de la coherencia

comunicacion corporativa

Cuando hablamos de comunicación corporativa, lo primero que viene a nuestra mente es la creación y el desarrollo de medios, a través de los cuales la organización interactúa con sus diferentes audiencias clave. Sin embargo, hoy por hoy, en un contexto donde el cliente-ciudadano está triplemente informado y la competitividad ya ha superado las barreras geográficas, ideológicas y otras más, la empresa está obligada a gestionar nuevos elementos que entran en el juego, tales como reputación, credibilidad y confianza.

Y gestionar estas nuevas “obligaciones”, no es otra cosa que una coherencia entre ser y parecer. Cada vez que tengo la oportunidad, en los programas formativos que enseño, de preguntar a colaboradores de organizaciones, cuál es la misión, la visión y los valores corporativos de sus empresas, el silencio es tan largo y abrumador que causa incomodidad, hasta que alguien se aventura a inventar nuevos valores o afirmaciones, haciendo más insalvable la situación de vergüenza.

¡Y nadie se salva! Cuando digo nadie, me refiero a grupos de altos ejecutivos, como a niveles operativos; me refiero también a compañías transnacionales, como a entidades públicas o mypes. Primer grave síntoma de la incoherencia que padecen las organizaciones. ¿De qué manera pretendemos ser los “número uno”, los líderes en el mercado, los referente internacionales, éticos, responsables, etc., etc., cuando nuestra propia gente no sabe quiénes somos ni para dónde vamos?

Es aquí donde quienes gestionamos la comunicación tenemos nuestra primera tarea vital. Se trata de que nuestros colaboradores eleven a un ámbito consciente, a través de la comunicación, los conceptos de misión, visión y los valores de la empresa, por dar un ejemplo. El qué (la plataforma filosófica corporativa) ya está listo, el cómo es nuestra tarea. Una tarea que debe estar cargada de creatividad, innovación y dinamismo.

La clave está en alinear qué es la organización con qué soy yo como individuo frente a la organización. Es decir, gestionar la coherencia. Hacer visible que Pedro, Miguel, Sonia y Valeria son agentes de coherencia organizacional; que si decimos que el respeto es uno de nuestros valores corporativos, a través del trabajo diario, ese respeto debe evidenciarse.

La comunicación es el mecanismo para hacer evidente lo que aún no es evidente. No se trata de volver respetuosas a las personas, siguiendo con el ejemplo de respeto, se trata de que cada “acto de respeto” se publicite, se visibilice y se haga consciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *