adolfo_beteta

El “Mercado” Turístico

gran mercado

Hace unos días llegó a su fin la edición 2015 de Mistura y, personalmente, uno de los espacios que más disfruté fue el llamado Gran Mercado: un lugar donde los pequeños productores de las diversas regiones del Perú se reúnen para exponer los mejores productos de sus tierras. Y no solo eso, sino que los 300 agricultores de nuestra costa, sierra y selva, distribuidos en 150 stands, compartían ahí sus quinuas de colores, papas nativas, ajíes y deliciosos productos procesados, mientras conversaban con nosotros sobre los detalles de sus producciones y sus variados lugares de origen.

Fue un proceso de aprendizaje que incluyó información tal como las fechas de las cosechas, las experiencias que podríamos descubrir en sus regiones, y las mejores fechas para viajar y poder disfrutar de un excelente clima o de determinadas festividades asociadas con el calendario agrícola. En definitiva, experiencias que nos enriquecen como personas y en donde radica la importancia que tienen los mercados en la oferta de un destino turístico como el Perú. El mercado es, pues, un sitio desde el cual se puede conocer mejor la identidad de un lugar, su gente, sus costumbres, y que puede y debe ayudar a la creación de una imagen diferenciada del destino en cuestión. Los mercados actúan como centros difusores de la cultura local y ayudan al conocimiento y la difusión de los productos típicos.

La gastronomía de un destino turístico muchas veces presenta una doble lectura en las encuestas de satisfacción de los turistas. Para muchos de ellos no existe tal gastronomía local (sobre todo si se han alojado en un resort “todo incluido” y no se ha salido del alojamiento), por lo cual esta gastronomía es nula o percibida como inexistente e insatisfactoria.

Es importante, entonces, que los turistas descubran la cultura del lugar donde están pasando sus vacaciones y para ello se debe acondicionar o crear mercados y adaptarlos a las necesidades de los turistas, creando un escenario donde se expongan los ingredientes de la cultura y se contribuya al conocimiento, difusión y consumo de los productos locales. Esto ayudará a la construcción de una imagen país diferenciada y contribuirá a elevar los índices de fidelización, porque ya se sabe que solo se aprecia lo que se conoce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *